Como en toda profesión académica o de oficio, hay conocimiento, aptitudes y actitudes que no se obtienen en la academia, por eso, hoy revelaremos los secretos que un gran cheff no aprende en la escuela de cocina. 

Triunfar, es un concepto abstracto de definiciones personales, sin embargo, la constancia ha hecho que hoy, mañana y siempre sea un ingrediente fundamental para el logro en cualquier carrera y mucho más en la de cheff.

¿Cuáles son esos secretos y cuál es la diferencia con la academia?

  1. Las escuelas te enseñan la técnica pero la innovación corre por tu cuenta. Las variaciones culinarias y la diferenciación de tu estilo es un proceso que se hace con el día a día.
  2. Puedes estudiar por un tiempo determinado, pero el aprendizaje no termina jamás, debido a que la cocina es tan extensa como culturas existan. Por eso está en cada cheff reconocer que cada día recibirá un nuevo conocimiento y que además debe adaptarse a la evolución gastronómica.
  3. Dentro de “los secretos que un gran cheff no aprende en la escuela de cocina” hay uno muy especial, la sazón, pues una cosa es que la comida sepa bien y otra muy distinta es que genere placer. La sazón está asociada con el placer de disfrutar de un buen manjar y aunque un cheff tenga mucha técnica, no siempre significa que tenga muy buena sazón.
  4. Uno muy es especial es “mantener y promover los valores“. El oficio culinario está plagado de muchos egos y mucha vanidad, pero la humildad marca siempre la diferencia. No solamente eso, casi todos los valores son aplicables como el compañerismo, la ética, la entrega, las mística de trabajo, el trabajo en equipo, el que no posea claro esto será uno más del montón.Los secretos que un gran cheff no aprende en la escuela de cocina
  5. La creatividad es otro ingrediente digno de estar en esta enumeración, pues luego de aprender normas y técnicas viene lo bueno, romper esquemas. Ser creativo te hará ver la cocina no como un trabajo, sino como debe verse toda profesión, como un medio para crear y eso es arte.
  6. Paso a paso. Este punto es el que te llevará a obtener el siguiente. Nos referimos a que hay que comenzar lavando platos, pisos, ordenando, todo lo que hace un ayudante, esas son actividades fundamentales para aprender el oficio. Aquel que expresa la frase “Yo no estudié para esto” no es un verdadero cocinero, pues son actividades propias del oficio y deben realizarse con tanto orgullo como el que dirige la cocina. 
  7. El anterior nos llevó a este punto, la disciplina, sí, porque esta actividad requiere pasar por los pasos anteriores para entender la importancia de cada grado, de cada actividad, de cada objetivo y de las forma correctas de desempeñarse según este tipo de arte y de la disposición moral que conlleva la cocina.
  8. Trabajar bajo presión tener el aplomo para soportar largas jornadas de trabajo.
  9. La penúltima de estos 10 secretos que un gran cheff no aprende en la escuela de cocina es la vocación, que no es más que la inspiración con la que se asume el reto diario.
  10. Pasión, en definitiva el secreto más importante es la afición vehemente por la cocina, porque así es el arte. La pasión hace que la rutina no sea una palabra de tu vocabulario y que cocinar pase de ser un simple oficio a una expresión artística.

Vía: Le bon Menu Magazine